Un visionario

Un visionario
Ladran Sancho, señal de que cabalgamos
SOY ARGENTINO. Quiero para mi país lo que este gobierno ha sabido brindarnos; justicia social, memoria y un futuro prometedor. A veces voy a escribir, otras a citar notas, opiniones; lo que haya en bolsa. La idea es informar a los que estan fuera, abrir conciencia y dar otro punto de vista a los que están aca. Solo es un poco de buena voluntad y ganas de aportar algo al bien común. LA PUTA QUE ES BUENO SER ARGENTINO!!!
.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Legrand vs. Luppi - autoritarismo y chochera mediática

ay... Chiquita, Chiquita.......

La verdad que no nos podemos quejar. Antes la TV era aburrida, estática, siempre los mismos pelmazos con su cantinela bajalínea. Pero hoy día uno hace zapping no para ver con qué se aburre menos sino para ver si agarramos lo que dice tal o cual figura en el otro canal. Uno salta de 678 a Duro de Domar, de DDT a Longobardi o A dos voces -un calmante ayuda- y asi sucesivamente.
Uno se sorprende del destape. No se si llamarlo mediático, periodístico, informativo, televisivo o un poco de todo quizas. Sí, debe ser eso. Lo comunicacional se ha abierto de una forma que me retrotrae a la época del "destape" donde aparecían chicas desnudas en la tapa de cualquier revista. Solo que ahora se destapan posiciones.
Nos encontramos con una suerte de revisionismo comunicacional. 678 va a la vanguardia del cuestionamiento tanto a los periodistas como al rol que ocupan en la sociedad argentina y cual ha sido su relevancia en los últimos 40 años o participación del cerco mediático.
A tal punto esto profundiza la crítica o mejor dicho autocrítica, que en un juego de fondo y figura -como las dos caras que forman una copa en el medio- lo que era antes un Lanata, adalid del cuestionamiento a los gobiernos y sus corruptelas y defensor de los derechos ciudadanos, hoy aparece como un impopular vocero mediático funcional al mitrismo y al noblismo unitarios. Seguramente siempre haya sido así pero era tal la magnitud del desastre que vivíamos que al escucharlo creíamos que nos defendía cuando en verdad se ocupaba de convencer a la población para que no defienda al gobierno a la hora de "cambiarlo" por uno más funcional al interés vendepatria. Esto podría hacerlo extensivo a cualquier comunicador mediático ya que hacen las funciones de propagandistas de la misma manera que en los campos de guerra se pasan por radio mensajes invitando al otro bando a rendirse. Uno los ve actuar y los ve ejerciendo funciones. Se puede decir que están ejerciendo su carrera (?) o que son partidarios de la misma ideología o lo que fuese. Y digamos que hasta es respetable mas allá de que uno sea al que quieren convencer de rendirse con los megáfonos. Ahora nos encontramos con que el vuelco mediático se da en antiguas figuras del ambito artístico. Vuelcan sin más reparo que el límite frío de la pantalla del televisor.
Estos días un nuevo cruce mediático se produjo. Ya no son triquiñuelas de bancada ni sopapos aireados. Estos son dos pesos pesados de verdad!!!! El laureado actor Federico Luppi cuando se le pregunta en una entrevista de un programa uruguayo en TV respecto a Mirtha Legrand, se despacha a gusto y entre las cosas dice "no se que me irrita mas, si su profunda, extensa ignorancia o esa cosa totalmente reaccionaria de su alma. Pobre, un alma pobre, pobre" Y a continuación arremete contra Susana Gimenez -pidiendo como un caballero si podía ser grosero- y dice "fisiológicamente, hay gente que caga por la boca, ella es una de esos". El estupor de las conductoras ante las apreciaciones de Luppi es directamente proporcional a la gravedad de las aseveraciones del mismo; sus caras lo dicen todo.
Segunda vuelta, le toca a la señora Legrand hacer su descargo. En una extensa alocución, primero habla de su parecer respecto a las expresiones del actor hacia ella y hacia Susana y termina diciendo que "yo pensé que era un señor pero he descubierto que no". Luego se despacha contra el Gobierno diciendo que es una operación montada contra ella y menciona a artistas como Andrea del Boca, Esther Boris, Cherubito, que Luppi usó las mismas palabras que Anibal Fernandez en su momento y le pide a la Sra Presidenta que tome cartas en el asunto; "que este Gobierno produzca o promocione o posibilite que gente, actores, hablen mal de sus compañeros, de sus colegas. Me parece de muy mal gusto. Lo sabrá la señora presidenta?" Redondeando acusa al gobierno de ser una dictadura y le pide palabras mas o palabras menos que se haga cargo de la situación y haga que esta gente deje de hablar mal.
Creo y considero que llegada la vejez, a las personas les da un ataque de impunidad. Los años le dan a las personas un sentimiento de ser intocables, ya vivieron y pueden hacer y decir lo que sea. Que sean capaz nuestros abuelos o tios ancianos, los queridos de la familia, en el barrio donde todos ya los conocemos en sus arranques, vaya y pase. Pero esta es gente digamos "referencial" en la cultura, nos guste o no. Por un lado, considero que Federico Luppi puede tener como cualquier otro su opinión respecto a cual o tal persona. No hay nadie en la Argentina al menos que desconozca la visión y pensamiento de ambas señoras mediáticas. Pero de ahí a convertirse en una cloaca verbal, en un programa televisivo, conducido por mujeres, con su propia audiencia y en otro país, es una desubicación de proporciones espeluznantes. Señor Luppi, que sea un hombre mayor no le da derecho de ser irrespetuoso, grosero y vulgar. YO como argentino me siento agraviado y avergonzado por su actitud.
Por la otra parte, la señora Legrand hace gala -o abuso mediático- de su espacio para saltarse unos cuantos despachos, encarar al Jefe de Gabinete y darle órdenes a la Sra. Presidenta sobre como debe actuar y le pasa una "lista negra" según su parecer ya que está siendo perseguida y eso no parece de su gusto. Los viejos hábitos salen y son difíciles de contener, más con la llegada de la ancianidad. Esto me hizo acordar a Noble llamando por teléfono y diciéndole a Frondizi como debía proceder con los problemas en Córdoba. Señora Legrand; entienda que la época donde usted levantaba el teléfono para quejarse sobre tal o cual ya pasó. La época donde salía en fotos con represores y genocidas cholulos como Astiz o Videla o Hernestina, ya pasó. Hoy la gente no necesita que le digan qué hacer. Chatea, habla e intercambia por las redes sociales, postea en blogs y tantas otras formas comunicacionales que sirvan para el intercambio de opiniones. La gente decide sola y via webcam, TV o redes observa atentamente como se desempeñan funcionarios, figuras de relevancia política o cultural o cualquier otra area. Quédese tranquila, no es el Gobierno quien la sigue. Es la masa poblacional. Luego habrá alguna cara más conocida que otra pero es circunstancial. Sé que extraña esa época, que todo tiempo pasado fué mejor, pero tiene que aceptar que ese tiempo de gloria omnipotente en su vida ya terminó.



Nos habíamos querido tanto...





.

2 comentarios:

  1. Espanta:
    Excelente post.
    Excelente por las expresiones tan adecuadas que utilizás para describir la cuestión del "destape" comunicaciónl. Tenés razón. También en este sentido está bueno vivir la época en la que estamos viviendo. Y lo digo por aquello que vos bien decís del destape de posiciones. Cada uno ahora se ve en el brete de tener que tomar una posición, ya sea con respecto a 6,7,8 o a la misma Mirtha Legrand. Y eso es muy interesante. ¡Basta de indiferencia! Tal vez la toma de posición de algunos referentes haya sido el puntapié inicial, tal vez se trata de un simple proceso de madurez. Aunque uno vea actitudes cuasi adolescentes en el medio (y me refiero a lo político, no al programa de Jorge Rial) creo que es signo de estar creciendo que se pierda el miedo a decir "yo estoy de acuerdo con..." o "no me gusta lo que dice..." Finalmente tanto hemos esperado y llegó: la hora de los "yo de política no entiendo nada" se va terminando. Una vez leí por ahí que la vejez suele dar permiso para la impunidad. Esto es, "sentirse que uno está más allá de todo" "que está de vuelta" Esas sensaciones no son buenas consejeras. En eso también coincido.
    Por último y para no hacer post del post me alegra que hayas podido poner en palabras aquello del tiempo que se le terminó a Mirtha. Es un acierto.
    Giro inesperado: tu opinión acerca de los dichos de Federico. No sé... en ese punto tal vez siendo permisiva, pienso que se dan dos cosas juntas, por un lado el fuerte compromiso con esta gestión de gobierno y por el otro, el encono hacia sus detractores. Quizás ambas cosas conjugadas trajeron como consecuencia las expresiones vertidas. Y es que uno no quisiera pero a veces lo políticamente incorrecto se filtra por alguna fisura y salen declaraciones como éstas...
    En fin, como siempre me encanta tu apuesta.
    Te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Gabriela, gracias por tu comentario y por seguirme. Insisto en algo; no es cuestión de "compromiso". Con ese sentido también es válida la trompada de Camaño. Se puede disentir, ser fervoroso, lo que quieras, pero nada justifica ser un guarango. No podés defender una grosería porque la dice alguien de tu bandería y condenar al otro si hace lo mismo porque es "del otro bando". Lo malo es malo y lo bueno es bueno en ambas márgenes. Luego que se pare arriba de la mesa y grite como marrano "soy ultra K!!!" o "I love Magnetto!!!" problema de él. Pero que guarde la compostura o se tome la pastillita.

    ResponderEliminar

Deseo conocer tu opinión sobre esta entrada