Un visionario

Un visionario
Ladran Sancho, señal de que cabalgamos
SOY ARGENTINO. Quiero para mi país lo que este gobierno ha sabido brindarnos; justicia social, memoria y un futuro prometedor. A veces voy a escribir, otras a citar notas, opiniones; lo que haya en bolsa. La idea es informar a los que estan fuera, abrir conciencia y dar otro punto de vista a los que están aca. Solo es un poco de buena voluntad y ganas de aportar algo al bien común. LA PUTA QUE ES BUENO SER ARGENTINO!!!
.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Dime de que hablas y te diré qué envidias

cuando habla la envidia

A mi gusto tardó un poco la DAIA pero más vale tarde que nunca. Hicieron una protesta formal por las comparaciones del periodista Mariano Grondona entre la juventud que fué a la Plaza de Mayo a despedir al ex Presidente Néstor Kirchner cuando falleció con la juventud hitleriana.


Intentemos desmenuzar esta reverenda animalada....
1) Juventud encontrada. la juventud aludida -pueblo argentino joven- no eran todos militantes, los había pero en su mayoría eran grupos de chicos y chicas que fueron espontáneamente, sin manifestación de banderas o inclinación militante, o si la tenían no priorizaron el color político sino el corazón desgarrado ante la partida de una figura que para ellos inspiraba algo especial. No por nada la revista Barcelona tituló la tapa de esos días "Muere un crispador, nace un rockstar". Tomaron muy bien el pulso social. Los jóvenes tienen un radar especial para detectar pateadores de tableros honestos con sus ideas. NO comen vidrio. Eso granjeó la popularidad de Néstor Kirchner en la juventud. Seguramente, luego habrán devenido algunos sí y otros no, en militantes K u otros partidos porque no debemos dejar de ver esto; los demás partidos políticos le deben también sus nuevos cuadros militantes al Gran Krispador.
2) Bien que te gustaría que te sigan así. Creo que si hay algo que todos los adherentes al PRN (Proceso de Reorganización Nacional) hubieran querido conseguir a toda costa es que alguien los siguiese así como la "juventud hitleriana" seguía a su Fhürer. Pero a diferencia del pueblo alemán que veía en Hitler a un salvador que los había rescatado de la indigencia y la ignominia, alguien por quien daban su vida, muy por el contrario  el pueblo argentino era quien debía protegerse frente a la persecución, tortura y masacre vividos en esos años. Y no solo la población civil. Con el fallecimiento del genocida Massera, también muchas cosas pasan a revisionismo respecto de esos días. Una de las cosas que se resignifican, es que dentro de las Fuerzas Armadas también habían aumentado los castigos y la crueldad de los mismos. El mensaje sería hacia dentro: "si no haces lo que te decimos, vas a terminar igual o peor que los otros (civiles)". Ni siendo imbécil, alguien en su sano juicio seguiría a este stablishment de usurpadores de vidas. A llorar a los caminos. Al señor Grondona seguro le habría encantado vivir en un país así.
3) La verdad. En un discurso coherente, altamente difundido, con constancia, eficiencia y diligentemente protegido, se puede llegar a hacer creer que un castillo de naipes es una fortaleza infranqueable. Pero basta una briza para hacerlo temblar. Ahora si el viento es un huracán, chau castillito de naipes. Eso es lo que tenía en sus manos la gorilada organizada. Y tanto creyó su discurso que a fin de cuentas perdió de vista la verdad del país. El 4 de copas ese que lo acompaña ahora a Grondona -creo que ni nombre tiene ya porque MG los cambia como preservativos- los otros días mencionaba aludiendo a las mentiras que el gobierno se cree de si mismo (?) a Churchill cuando este decía que la Alemania prusiana perdió la 1ra Guerra porque se creyeron sus propios comunicados de guerra. Bien, siguiendo mi paralelismo con el Uróboros siguen viendo enfrente lo que les pasa a ellos. Tanto se creyeron su propia propaganda que el país, LA NACION  ARGENTINA creció genuinamente dejando a esta caterva de disparatados encerrados en su propio manicomio mediático.
3) La desesperación del discurso. Cuando se llega a hablar de esta manera, tomando en cuenta alguien con su edad, títulos, experiencia profesional y mediática, uno no puede más que pensar que el nivel de desesperación que tiene esta gente llega a niveles de delirio. La manera en que llegan a crear una aleación entre la imagen de un pueblo dolido y agradecido para con un referente político y social en el presente histórico de hoy -siglo XXI- con un fenómeno europeo de la primera mitad del siglo pasado es más francamente digno de un alquimista de cuentos medievales que de un hombre culto de este presente. No; no le encuentro posibilidad alguna de justificación intelectiva a semejante amalgama metafórica. Creo que le doy la razón a Eva Row cuando en su blog defendió a la señora Mirtha Legrand en rescatar el valor -en su justa medida- de su pésame a la familia del ex presidente Nestor Kirchner. Más allá de su conocidísima posición ideológica tuvo más altura intelectiva aunque sea, para ver el carril por el cual la gente circulaba en este presente.

"Juventudes hitlerianas"

Reflexión posterior a la entrada: tomando en cuenta el criterio con el que se ajusta a la realidad por parte de la señora Legrand, propongo que el programa lo conduzca ella y se pase a llamar "Cena Clave".

Otra reflexión: no escuché a nadie decirlo, supongo que no soy el único que lo piensa, pero entre los jóvenes agraviados, debió haber también jóvenes judíos. Realmente vergonzoso.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deseo conocer tu opinión sobre esta entrada